10 consejos para ser la madre o el padre perfecto.

/, Talleres/10 consejos para ser la madre o el padre perfecto.

10 consejos para ser la madre o el padre perfecto.

Padres, madres …perfectos… pues… puedo darte no sólo 10 sino 10.000 consejos para ser madre, pero he de reconocer que no puedo darte ni uno solo para que seas la madre perfecta, porque yo no soy una de ellas. ¿Me gustaría serlo?… pues no lo sé, pero tengo la sensación de que mis hijos ni lo necesitan ni les conviene que yo lo sea si lo que quiero es que lleguen a ser adultos felices.

No se trata de ser una madre o un padre perfecto, nadie nos pide que lo seamos, más que nada porque… perfección…. ¿quien dicta esos cánones?. Se trata de ser consciente, amoroso, humano, aceptarse tal y como uno es, con nuestras virtudes y defectos. Me acepto yo y así a mis hijos, que quizá no son como esperába, pero no por eso merecen menos mi amor, y mucho menos yo sentirme culpable por ello.

Definitivamente, lo confieso: NO HAY REGLAS, para ser una buena madre; también confieso que me esfuerzo cada día en tener más paciencia, buenas intenciones que se volatilizan cuando descubro a mi pequeña embobándose ante su desayuno cuando ya vamos tarde al cole; confieso que me propongo no perder los nervios, propósito que se desvanece cuando veo que en vez de estar haciendo los deberes sigue de charleta por el whatsapp; o que les aparco ante una “peli” para que me dejen un ratito tranquila con mis cosas, o que me traigo a casa a sus amigos con la simple intención de que estén entretenidos y me deje acabar el material para un curso; y si, yo también doy gracias porque se acaban de una dichosa vez las vacaciones….. Pero por todo eso no me considero una mala madre, solo HUMANA, y eso, una madre humana , es lo que necesitan mis hijos.

Humana, empática, segura, consciente, con valores y con sueños, porque quiero que mis hijos, no el día de mañana sino hoy mismo, sean todo eso y además en versión mejorada. ¿Qué les voy a enseñar si siempre soy perfecta, ecuánime, sosegada, coherente…? Pues a que se sientan culpables o frustrados cuando se den cuenta de que ellos no pueden alcanzar semejante perfección.

Nuestros hijos se miran en nosotros para ser adultos, y de la misma forma que copian nuestros gestos y expresiones, copian nuestras reacciones ante lo que nos rodea y lo que nos pasa. Qué sano es maldecir, enfadarse, frustrarse, porque no son más que formas que hemos aprendido de soltar presión… ¿Qué seria de nosotros sin esas válvulas de escape?. La experiencia me ha enseñado que si me enfado con un tercero y me lo trago, pretendo que no ha pasado nada, cuando llegue a casa voy a soltar “sapos y culebras” por la boca contra el primero con el que me cruce en el pasillo, y eso, de verdad, no se lo merece mi familia.

Aristóteles, decía “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.” Y yo me enfado, mucho, intensamente y, por ello ,¿Soy peor madre?. (“…Ese genio endemoniado”, como decía mi abuela). Si, me enfado, me rio, me ilusiono, me pongo triste, me apasiono, me siento vulnerable y a veces sola…. Si, me gusta sentir tantas cosas, porque sentir mis emociones me hace “sentir” que vivo, y eso es lo que quiero enseñar a mis hijos: a sentir la vida.

Nuestros padres nos han educado como supieron hacerlo, con la mejor de sus intenciones y con las escasas herramientas de las que disponían. Hemos crecido con los “no es para tanto”, “los chicos no lloran”, “sonríe, que no se te note”, “cómo te pones por una tontería”, “vaya la que has liado”… hemos crecido negando nuestras emociones, o en el mejor de los casos tapándolas, y… ¿nos ha ido bien así?… pse… no se si me ha ido bien o mal, solo sé que he sobrevivido y, a toro pasado, con la experiencia que la vida y los años me han dado, lo que tengo clarísimo es que yo no quiero que mis hijos sean unos supervivientes como lo puede ser yo, y mi madre, y antes de ella su madre y así generación tras generación, sino que mis hijos sean unos SÚPER VIVIENTES, y disfruten de cada instante, de sus luces y de sus sombras, se sientan orgullosos de sus éxitos y aprendan de sus tropiezos, que sean capaces de llorar de la misma forma que se monden de risa, porque la vida es taaaaan bonita…

Y ¿cómo enseño yo a mis hijos el valor de la vulnerabilidad, de los sueños, de la serenidad… el valor de los valores? Pues descubriéndolo en mi misma, ya que nuestros pequeños aprenden por imitación. Por eso es tan importante conocerse, aceptarse, quererse como persona, para saber que lo que siento en estos momentos es solo una sensación y que pasará; que no soy una persona huraña, sino que siento tristeza, o no estoy atrapada por la ansiedad y el estrés, sino que siento miedo ….. no soy mis emociones, ya que puedo gestionarlas y puedo elegir cómo sentirme en cada momento.

Sé que te preguntarás: ¿ser capaz de gestionar mis emociones me va a convertir en una madre Zen, un robot que ni siente ni padece? Nooooo… ser capaz de gestionar tus emociones te va a convertir en una persona libre, que se enfadará como “todo hijo de vecino” pero que decidirá el momento en el que no quiere seguir sintiéndose enfadado y se librará de ese enfado. Lo confieso, soy muy pasional y me enfado mucho, intensamente, y hay días que me digo: “estoy enfadada, como un basilisco, pero es que ¡me apetece estar enfadada!”… y me permito estar enfadada; y al rato me canso de estarlo y suelto ese enfado a través de mis herramientas de gestión emocional. ¡No puedes imagina la sensación de libertad!, porque YO elijo cómo quiero vivir lo que me va pasando, no permito que sean mis emociones quienes dirijan mi vida.

¿A que es este panorama el que quieres para tus hijos? Pues para que alcancen todas esas metas y sean todas esas cosas, se lo TÚ primero. Aprende a quererte y a aceptarte, a gestionar tus emociones; Y esto es lo que te propongo en nuestro curso de HERRAMIENTAS PARA PADRES CONSCIENTES, en el cual durante 5 sesiones repartidas 1 al mes, aprenderás a:

  • Gestionar tus emociones

  • Desarrollar habilidades sociales y de comunicación

  • Gestionar el estrés o la ansiedad

  • Estimular la empatía, la consciencia, la serenidad

  • Fortalecer tu autoestima

  • Descubrir el valor de los valores

A lo largo de este programa especializado te sentirás acompañado mientras aprendes herramientas, profundizas sobre ti mismo y disfrutas del placer de ayudar a crecer a tu hijo como alguien independiente, autónomo y seguro a la hora de trazar su propio camino.

¿Te apetece unirte? Comenzamos en Madrid el día 25 de Febrero.

¿Deseas aprender herramientas para gestionar tus emociones?
Este es el primer paso.

 

Es tán sencillo como descargarte, de forma gratuita nuestro e-book :

"10 pasos para crear la vida que deseas"

 A lo largo de las páginas de este cuaderno de trabajo,  irás descubriendo qué 10 pasos has de dar para crear la vida de tus sueños.

Con este sencillo paso, además, irás recibiendo en tu email estrategias, material y herramientas muy valiosas para gestionar tus emociones.

¡Te esperamos!

2017-01-17T16:48:15+00:00 enero 17th, 2017|Niños y adolescentes, Talleres|10 Comments

About the Author:

Paloma Hornos
Gestión Emocional nace para ayudarte a mejorar tu vida y para enseñarte herramientas que te permitan gestionar tus emociones. Cuentas con nosotros para mejorar tus vida, tus relaciones, tus actitudes, liberándote del estrés, de preocupaciones y de cualquier emoción negativa no deseada.

10 Comments

  1. Itziar Muro 20/01/2017 at 13:05 - Reply

    Yo también me siento mejor sabiendo que no sólo no soy perfecta, sino que tampoco tengo que buscar esa perfección. Al fin y al cabo creo que todos y todas hacemos lo que creemos que es mejor para nuestros hijos e hijas, pero es cierto que la gestión de las emociones es una asignatura pendiente en la sociedad moderna. Como comentas, generación tras generación hemos vivido escondiendo esas emociones tras paredes costumbristas y romperlas no es fácil. Enhorabuena y ¡¡mucha suerte!!

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 21/01/2017 at 21:06 - Reply

      Desde luego somos los mejores madres y padres que podemos ser con las herramientas que tenemos. Perfectos, imperfectos…, desde luego lo que queremos transmitir a nuestros hijos es lo mejor de nosotros.

      Gracias Itziar por tu aportación.

  2. Aida Moragues 20/01/2017 at 11:36 - Reply

    Hola Paloma,

    que razón tienes, ni existen personas perfectas, uno de mis lemas es “abraza tu imperfección”, ni existen hijos ni padres perfectos y es tanta la liberación cuando entiendes esto, entiendes que sentir, es eso sentir y que lo bueno es aprender a gestionarlo; pero no para dejar de enfadarse ni de estar triste, por ejemplo, si no para dejar atrás la culpa por sentirse de esa manera y permitírselo. Animo a los padres y madres a apuntarse al curso, todo aprendizaje de autoconocimiento hace que mejoren la relación con nosotros mismos y con los demás.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 21/01/2017 at 21:09 - Reply

      Muchas gracias Aida por tu comentario, y por tu recomendacion sobre este curso. Si nos conocemos mejor no nos sentiremos culpables por lo que hacemos. ¡Cuánto pesa la culpa y cuánto daño nos hace….!

  3. Dulces Caramelos 19/01/2017 at 17:23 - Reply

    Me gusta mucho como has nombrado al curso “Ser padres conscientes” porque ser bueno o malo solo depende de los ojos que te miren y nunca estarán todos de acuerdo, pero que tu mismo seas consciente de lo que haces me parece ideal. Muchas veces veo “ser buen padre/madre” pero en realidad muchas veces creo que es mejor ser un padre justo, divertido o comprensible que buscar esa perfección, vivir día a día cada emoción y cada actividad afrontándola con los sentimientos que tenemos y pensando que es lo mejor para ese momento, sin importar si serás buen o mal padre, 🙂

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 21/01/2017 at 21:11 - Reply

      EStoy totalmente de acuerdo contigo. Soy cómo soy, mis imperfecciones son parte de mi encanto, pero eso que soy tambien puedo mejorarlo si me conozco mejor. ES que ser padres, en el fondo, puede ser ¡¡¡ TAAAAM DIVERTIDO!!!!

      Muchas gracias por tu aportación y por seguirnos.

  4. Mammen Villalba 19/01/2017 at 11:23 - Reply

    Paloma, muchas gracias por compartir tus sentimientos tan abiertamente. Es un alivio saber que no soy la única madre que no quiere ser perfecta pero que sufre si pierde los nervios. Saber gestionar esa frustración por no tener suficiente tiempo para mi o ampliar mi grado de paciencia sería genial. Qué ideal sería estar en Madrid para aprender de cerca contigo. De momento, me uno a tu newsletter porque hasta ahora no lo había hecho y ¡quiero aprender más!

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 19/01/2017 at 12:12 - Reply

      Es una lata que nos hayan educado a parecer perfectos, a que parezca que ni sentimos ni padecemos, cuando por dentro es todo lo contrario. ¡cuanta energia despediciamos en que no se nos note y en tragarnos lo que sentimos! Por eso, porque sé lo que PESA quiero compartir con los demás esas herramientas que desde el Coaching y la Gestion de las Emociones nos pueden ayudar a ser lo mejores padres posibles (aunque haya dias que contemos las horas para mandarles de una vez a la cama…)

      Gracias por tu comentario y…. nos seguimos leyendo!!!!

  5. Carmen 18/01/2017 at 07:33 - Reply

    Hola Paloma.
    Madre, padre, hijos perfectos, no existen, son una utopía, suena bonito, a película, pero no es real, cuando tienes hijos y vas viviendo el día a día te vas dando cuenta de que no es tan fácil educar y que, como tú dices, te enfadas, te ríes o lloras, no existe un manual de instrucciones, vas descubriendo día a día como avanzar, cada edad, cada etapa tiene sus maravillas y sus dificultades y me parece estupenda tú propuesta de aprender a gestionar las emociones.
    Comienzas el año con las pilas recargadas y con un estupendo programa.
    Felicidades.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 19/01/2017 at 12:15 - Reply

      y es que además un manual de instrucciones no valdria de mucho, porque cada adulto es un mundo y cada niño ni te cuento (pero si hasta los hermanos son totalmente distintos entre si…). De lo que se trata en esta vida y como no en la aventura de ser padres es DISFRUTAR, vivirlo saboreandolo, porque dura parra toda la vida, asi que mejor pasarlo bien. Si tu estas bien, ellos estan bien, ¿verdad que lo has notado? ese es el por que´ de este curso. Gracias por tus palabras y por los buenos deseos.
      Te espero en el próximo post

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies