Lo que para unos es una ofensa imperdonable, para otros resulta algo sin mayor importancia. Aunque la ofensa sea la misma, recibirá menos daño quien sienta menos rencor y piense que el hecho no merece tanto la pena preocuparse.

Al salir por la puerta hacia mi libertad supe que, si no dejaba atrás toda la Ira, el Odio y el Resentimiento, seguiría siendo un prisionero

Nelson Mandela

¿Quien no ha sufrido en su vida alguna humillación o quien no se ha sentido alguna vez dolido, engañado, ofendido o tratado injustamente?. ¿Sabías que el rencor se alimenta precisamente de esas experiencias?.

El rencor es , seguramente, una de las emociones más negativas que podemos experimentar; es un sentimiento de amargura, de rabia profunda y honda que desequilibra nuestra mente, que puede llegar a enfermar nuestro cuerpo y que nos impide disfrutar de la vida.

El rencor nunca es una vía para resolver el dolor que nos han producido, ya que el rencor sólo afecta a quien lo siente puesto que a la persona a la que va dirigido ese rencor le será indiferente lo que podamos sentir hacia ella.

 

Dos hombres cumplieron de forma injusta una larga condena en prisión, compartiendo celda y siendo victimas de maltratos y constantes humillaciones. Años después de haber sido puestos en libertad, se re-encuentran y uno le pregunta al otro:

¿Alguna vez te acuerdas de nuestros carceleros?

No, afortunadamente lo olvidé todo – contestó – ¿Y tú?

Yo continúo odiándolos con todas mis fuerzas – respondió el otro

Su compañero se le quedó mirando y dijo:

Lo siento por ti. Si es así, significa que aún te tienen preso.

 

¿Cuántas veces sentimos que tenemos razón en una discusión y pasamos tiempo (horas, días, semanas, años o incluso en algunos casos toda una vida) enfadados con una persona? Ese enfado nos suele acabar llevando a sentir resentimiento…

¿ Y crees que te ayuda estar ese tiempo enfadado ? Si lo que pretendes es darle una lección, ¿De verdad piensas que él o ella lo pasa peor que tú y que aprende algo? Quizá para el otro no es una situación agradable, pero en realidad el más perjudicado vas a ser tú, porque eres el que está viviendo con esos sentimientos tan duros y que hacen sentir tan mal.

 

¿Qué es más importante para ti: tener razón o tener tranquilidad?

El malestar que produce el rencor lo seguirás sintiendo hasta que decidas pensar de otra manera, hasta que dejes de darle tanta importancia a algunas cosas, y comiences a priorizar tu bienestar y tu salud frente la necesidad de llevar la razón.

Ante el rencor, lo más sano para nuestra estabilidad emocional es olvidar y seguir con nuestra vida, alejándonos de quienes que nos hicieron daño.

Si apuestas por tu estabilidad emocional, estos sencillos 3 pasos te ayudarán a deshacerte del rencor:

1.- Desahogate

Es importante que puedas expresar aquello que te ha dolido, ya sea hablándolo con alguien de tu confianza, con un terapeuta o simplemente escribiéndolo en un papel.

Cuando verbalizamos lo que sentimos o pensamos, cuando contamos lo que nos preocupa, los pensamientos negativos como por ejemplo la rabia o la decepción, que alimentan el rencor pasan a tener una nueva dimensión ya que contar a alguien cómo te sientes supone que primero organices tus sentimientos y tus argumentos y pongas toda la situación en perspectiva para contarlo. Desahogándote consigues que los niveles de sentimientos negativos bajen.

En la medida de lo posible, expresa tu dolor a la persona que te lo ha causado: cuéntale cómo te sientes, cómo te ha hecho sentir la situación y qué necesitas para llegar a un entendimiento: te sentirás mejor.

 

2.- No revivas en tu mente aquello que te produjo dolor.

Una vez has exteriorizado tus sentimientos, te has desahogado y has tomado perspectiva, no retomes el dolor; aléjate de él. Deshazte de esos pensamientos negativos que tanto daño te hace y que tan poco útiles y tan poco sanos te resultan.

 

3.- Acepta lo sucedido.

Has sufrido un daño por parte de alguien., te han traicionado pero tu no puedes decidir cómo actúan los demás. Si esa persona te ha hecho daño, ¿Merece la pena tenerla en tu vida?. Acepta lo que ha ocurrido y , sobre todo, pasa página.

Nos pueden desestabilizar emocionalmente en la medida que nosotros lo permitamos. Lo importante es lo que decidamos sentir ; solo nos pueden hacer daños si se lo permitimos.

 

Si vas a vengarte, cava dos tumbas, porque por el rencor y la venganza algo morirá en tu interior.”

Confucio

Como complemento a este post, te dejo este audio del escritor y terapeuta Jorge Bucay, que nos habla de la importancia de soltar lo que ya no nos sirve, por doloroso que resulte, pues al final los resultados son siempre beneficiosos.

¿Deseas aprender herramientas para gestionar tus emociones?
Este es el primer paso.

 

Es tán sencillo como descargarte, de forma gratuita nuestro e-book :

"10 pasos para crear la vida que deseas"

 A lo largo de las páginas de este cuaderno de trabajo,  irás descubriendo qué 10 pasos has de dar para crear la vida de tus sueños.

Con este sencillo paso, además, irás recibiendo en tu email estrategias, material y herramientas muy valiosas para gestionar tus emociones.

¡Te esperamos!