Serendipia: los descubrimientos fortuitos

//Serendipia: los descubrimientos fortuitos

Serendipia: los descubrimientos fortuitos

                        El descubrimiento consiste en ver lo que todos han visto y pensar lo que nadie ha pensado
Albert Szent-Gyorgy

 

Muchos de los grandes hallazgos a lo largo de la historia han sido fruto de la Serendipia, pero ¿Qué es una Serendipia?

Podría definirse como un descubrimiento o hallazgo genial e inesperado realizado de forma accidental. Aunque tiene un componente casual no debemos confundirlo con el azar, ya que aparece como consecuencia de una búsqueda iniciada por nosotros, aunque muchas veces sea de forma inconsciente. Serendipia podría también definirse como la forma de encontrar soluciones a problemas no planteados sin tan siquiera buscarlas.

No se trata de un accidente, ni una casualidad, ni tampoco un golpe de buena suerte, aunque lo pueda parecer. El sujeto con mente abierta contempla todas las posibles soluciones, por inverosímiles que parezcan, mientras busca algo específico que resuelva su problema. Es perfectamente conocedor de qué es lo que le falta y espera encontrar la solución. La Serendipia no es magia, pero en ella interviene la magia porque la solución surge de modo inesperado y del rincón más oculto de nuestro ser.

El término Serendipia deriva del inglés Serendipity, acuñado en 1754 por el escritor británico Horace Walpole a partir del cuento tradicional persa titulado “Los tres príncipes de Serendip”, en el que los protagonistas solucionaban sus problemas gracias a increíbles casualidades. A partir del siglo XVIII se utiliza este término para denominar a todos esos descubrimientos producidos por la combinación de sagacidad y accidente. En nuestro idioma podría asemejarse al termino coloquial “chiripa”. En cualquier caso no debe confundirse con los Fenómenos Eureka ya que esta denominación corresponde al descubrimiento de algo que se persigue con afán. Serendipia, por el contrario, tiene carácter de fortuito.

noria

La historia está llena de descubrimientos “serendípicos” en campos como la ciencia y la tecnología. Lo que distingue de los demás a un científico con facultades para la Serendipia no es su preparación o su inteligencia, sino que, al observar lo que sucede a su alrededor, sabe reconocer lo que a los demás les pasa desapercibido; sabe acercarse a la Serendipia, y seguramente lo hace a través de la observación, utilizando su imaginación y dejando volar su intuición.

A principios de los años 90 se cayó en la cuenta de la aplicación del sildenafilo (Viagra) como fármaco contra la disfunción eréctil cuando se comprobó que los sujetos varones que probaban el fármaco de forma experimental para la angina de pecho, no devolvían las dosis sobrantes.

En 1870, en un intento de sustituir el preciado marfil por otro material para construir bolas de billar, el inventor americano H.W.Hyatt se encontraba prensando una mezcla de serrín y papel con cola porque creía que así conseguiría el nuevo material. Sin pretenderlo, sobre ella volcó un frasco de Colodion (nitrato de celulosa disuelto en éter y alcohol) que había en su botiquín lo cual provocó una reacción química cuyo producto es lo que hoy conocemos como celuloide

En 1922 el Dr. Fleming se encontró con que una placa de bacterias que estaba analizando se contaminó con un hongo. Observó que alrededor de ese hongo no crecían las bacterias e imaginó que ahí había algo que las mataba. Este episodio dio inicio al descubrimiento de la Penicilina.

El químico Auguste Kekule llevaba mucho tiempo intentando encontrar la estructura de la molécula de benceno. Según cuenta en sus memorias, durante un sueño comenzó a ver átomos que danzaban y chocaban entre si, varios de los cuales se unieron formando una serpiente. De repente, la serpiente se mordió la cola y Kekulé despertó con la idea de esa estructura molecular. A nadie se le había ocurrido hasta ese momento, en 1865, que pudiera tratarse de un compuesto cíclico.

El Post-it nació a mediados de los anos 70 en la fábrica de 3M a partir de un olvido de un operario que no añadió un componente a un pegamento. Toda la partida de pegamento se apartó y guardó, por resultar demasiado costoso. Uno de los ingenieros de la empresa pensó que sería cómodo tener marcadores de hojas con un poco de pegamento que no fuera demasiado fuerte y que permitiera ser pegado y despegado muchas veces. La vieja partida de pegamento defectuoso acudió a su mente.

Durante un sueño, el físico danés Niels Bohr que en 1900 trabajaba en descubrir la configuración del átomo, imagino un posible modelo de dicha configuración, y al despertar, lo dibujó en un papel sin darle mucha importancia. Poco tiempo después, volvió a ese papel y se dio cuenta de que lo que allí había dibujado era precisamente la estructura del átomo.

A Calvin, premio Nobel de Química en 1961, le llego la inspiración sobre la explicación de la fotosíntesis de las plantas mientras permanecía sentado en su coche esperando a que su mujer terminara de hacer unos encargos.

El Principio de Arquímedes fue descubierto hacia el año 200 a.c. cuando Arquímedes se introdujo en una bañera y observó cómo su cuerpo desplazaba una masa de agua equivalente al volumen sumergido.

Durante el verano de 1940 el ingeniero suizo George de Mestral observó su chaqueta cubierta de cadillos (cardos esféricos que se pegan a la ropa) tras un paseo por el campo. Al arrancarlos de su abrigo y estudiarlos al microscopio, descubrió que poseían numerosos ganchos de una forma peculiar que les hace adherirse muy eficientemente en otras superficies igualmente irregulares. Así surgió el cierre de Velcro. El Teflón®, por el contrario, fue descubierto gracias a un error de funcionamiento de un experimento durante el desarrollo de sustancias refrigerantes que el Dr Roy J. Plunkett estaba llevando a cabo en 1938.

El Dr. Albert Hofmann en 1943descubrió accidentalmente una de las drogas alucinógenas más poderosas, el LSD. Durante su investigación sobre los derivados del ácido lisérgico obtuvo el LSD-25, el cual carecía de interés desde el punto de vista farmacológico, por lo que se dejó de investigar sobre él. Sólo cinco años más tarde, y debido a que, sin motivo aparente, no podía olvidarse de aquella sustancia, volvió a sintetizarla. Presumiblemente una mínima cantidad de LSD tocó la punta de sus dedos y fue absorbida por su piel. Despierto, pero en un estado de ensoñación, percibió una serie interminable de fantásticas imágenes con intensos y caleidoscópicos juegos de formas y colores que no se desvaneció hasta pasadas unas dos horas.

Hasta 1865 resultaron infructuosos todos los esfuerzos por crear una tabla periódica para ordenar los elementos químicos, ya que todos ellos tenían propiedades muy diferentes. Dimitri Mendeleyev intuía que existía un nexo de unión entre los distintos elementos, por eso, preparo 63 tarjetas donde se incluían las propiedades y el peso atómico de cada uno de los 63 elementos que se conocían por aquel entonces, e intento ordenarlos de todas las forma posibles. Un día, en sueños, le vino la solución, y al despertar, comenzó a ordenarlos como los conocemos hoy en día. Como hecho curioso, basándose en su intuición sospechó que su tabla periódica no era perfecta porque faltaban elementos por descubrir. Así, describió las propiedades de tres elementos aún no descubiertos para los que dejó un hueco concreto en la tabla. Años después, todas sus predicciones se hicieron realidad, pues tres elementos fueron descubiertos y estos poseían las características y propiedades que él vaticinó.

Daguerré, en 1835, perseguía lograr fijar una imagen fotográfica con la máxima nitidez posible, pero no había tenido éxito con ninguno de los productos que había utilizado. Un día guardó varias placas con las que había estado experimentando en un armario y, al sacarlas de nuevo, observó que en ellas la imagen aparecía clara. Este había sido el accidente, pero el autentico descubrimiento procede de la intuición de Daguerré al concluir que el vapor de mercurio de un termómetro que se derramó fue el causante del milagro.

Charles Goodyear intentaba, en torno a 1845, fabricar caucho sintético resistente a los cambios bruscos de temperatura. Se le ocurrió mezclar azufre con el caucho que accidentalmente cayó sobre una cocina caliente y que, para su sorpresa, no se fundió sino que se carbonizó lentamente como si fuese cuero. A este proceso de añadir azufre al caucho lo llamó “vulcanización” (en honor al dios Vulcano).

Otros acontecimientos que también se atribuyen a la Serendipia son el origen del Dulce de Leche, como producto del olvido de una criada al dejar en el fuego la leche con azúcar (preparación conocida en esa época como “lechada”), o incluso la llegada de Colon a América, si nos basamos en el planteamiento original del viaje (descubrir una nueva ruta hacia las indias) y el resultado obtenido.

cometa

En el mundo de las letras existen lo que vendríamos a denominar Serendipias literarias: cuando un autor escribe sobre algo que ha imaginado y que no se conoce en su época, y se demuestra posteriormente que eso existe tal como lo definió el escritor con los mismos detalles. No debe confundirse ni con las anticipaciones ni con la ciencia-ficción, ya que en éstas se adelantan inventos mucho más genéricos que cualquiera creería que probablemente algún día llegaran a existir.

Jonathan Swift, en 1726, en su libro “Los Viajes de Gulliver” describió dos supuestos satélites naturales de Marte, hecho que en 1752 se repetiría en la obra de Voltaire “Micromegas”. El descubrimiento científico de los satélites Fobos y Deimios no ocurrió hasta 1877

En “La Narración de Arthur Gordon Pym”, obra escrita en 1838 por Edgar Allan Poe, se relata cómo cuatro personas acaban a la deriva en una barca sin alimentos ni bebida después de naufragar. El más joven, un grumete llamado Richard Parker, propone que uno de ellos sea asesinado y sirva de alimento a los demás, siendo él el elegido. Cuarenta y seis años después, en 1884 el buque británico Mignonette, naufraga con sus cuatro tripulantes a bordo. Durante cerca de veinte días quedan a la deriva en un bote salvavidas sin provisiones hasta que deciden dar muerte, para comérselo y tener así la posibilidad de sobrevivir a un grumete de 17 años llamado Richard Parker, que cayó enfermo.

En 1898 vio la luz el libro “Futility, or the Wreck of the Titan”, en el cual se relataba el naufragio de un barco llamado Titan. 14 años después ocurrió el naufragio del Titanic, y las coincidencias son asombrosas: el nombre de ambos barcos, el hecho de hundirse ambos en su viaje inaugural, sus dimensiones similares, e incluso el apellido del capitán en ambos casos (Smith).

Steve Jobs, presidente de Apple, se vió obligado en 1972 a abandonar la universidad por el elevado coste de sus estudios, pero tomo la decisión de asistir a aquellos cursos que despertaran su interés y así es como empezó a recibir clases sobre Tipografía. Las tipografías que incluyó 10años después en el primer Macintosh, fruto de aquel aprendizaje aparentemente inútil, fueron uno de los elementos que marcaron la diferencia con el resto de tecnologías que existían en aquella época.

Cuántas veces nos hemos preguntado “¿qué hago yo en este curso o en esta situación?”. La clave consistiría en no despreciar ningún tipo de aprendizaje y estar preparados para cuando llegue el momento. Aunque no seamos conscientes de ello, en nuestro cerebro existe una actividad incesante de conceptos que puede que algún día encuentren la forma de conectarse y nos lleven a generar grandes ideas.

La Serendipia no es sólo patrimonio de científicos o escritores, cualquiera de nosotros puede presenciarlas en nuestra vida cotidiana: ¿quién no ha experimentado casualidades que le llevan a resolver una situación? Por nuestra vida cruzan constantemente pequeños y grandes momentos de Serendipia, tan solo debemos estar atentos para aprovecharlos.

¿Cuestión de suerte o intuición? Quizás sean ambas. Puede que la intuición y la suerte vayan de la mano… puede que la intuición sea un golpe de suerte.

Y Tú….

¿Te dejas guiar por tu intuición?

Cuéntanos alguna experiencia en la que hiciste caso a tu intuición y los resultados fueron inmejorables.

Nos encantará conocer tus experiencias.

Suscríbete a nuestro blog y, además de recibir las actualizaciones del blog, recibirás de forma gratuita nuestro E-book :
“Identifico mi esencia: Un viaje para conocerme mejor”

suscribete

¡Te esperamos!
¿Deseas aprender herramientas para gestionar tus emociones?
Este es el primer paso.

 

Es tán sencillo como descargarte, de forma gratuita nuestro e-book :

"10 pasos para crear la vida que deseas"

 A lo largo de las páginas de este cuaderno de trabajo,  irás descubriendo qué 10 pasos has de dar para crear la vida de tus sueños.

Con este sencillo paso, además, irás recibiendo en tu email estrategias, material y herramientas muy valiosas para gestionar tus emociones.

¡Te esperamos!

2016-10-24T09:36:43+00:00 octubre 16th, 2015|Ciencia|12 Comments

About the Author:

Paloma Hornos
Gestión Emocional nace para ayudarte a mejorar tu vida y para enseñarte herramientas que te permitan gestionar tus emociones. Cuentas con nosotros para mejorar tus vida, tus relaciones, tus actitudes, liberándote del estrés, de preocupaciones y de cualquier emoción negativa no deseada.

12 Comments

  1. Maria Jesús Redondo 29/05/2016 at 23:30 - Reply

    Muy interesante! Nunca había escuchado esta palabra! Como bióloga me quedo con el descubrimiento de la penicilina, que sería de nosotros si el Dr. Fleming no se planteara qué es ese halo que se producía y que impedía el crecimiento de las bacterias! Creo que es una parte de intuición y una gran parte de curiosidad o interés en conocer todo aquello que nos rodea! Gracias Gestión Emocional.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 31/05/2016 at 08:13 - Reply

      La historia está llena de hechos sorprendentes… verdad?
      Me alegra que te guste

  2. Genial tu explicación. Ha sido muy interesante leer todos los ejemplos de serendipia a lo largo de la historia. Y si que la he vivido en persona en alguna ocasión… y sienta muy bien!
    Gracias por esta interesante entrada, Paloma.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 31/05/2016 at 08:14 - Reply

      La intuición siempre es un salvavidas… cultivémosla!!
      Gracias Mónica por tu punto de vista

  3. Carmen 29/05/2016 at 07:35 - Reply

    Bonita palabra y maravillosa significado. Si conocía la palabra y su significado, me llamó la atenciòn cuando la ví por primera vez y la busqué en RAE, pero me ha gustado más tú definición.
    Y en cuanto a la intuición, es algo a lo que hago muchiiisimo caso, un sexto sentido que no me suele fallar.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 29/05/2016 at 08:42 - Reply

      Efectivamente, Carmen, la intuición NUNCA falla. Ella tiene todos los datos y no se deja engañar por las emociones. La vida, en general, sería mucho mas fácil si nos atrevieramos a seguirla.

      ¡¡Enhorabuena por elegir escucharla!!

  4. Milagro Rousse 29/05/2016 at 06:55 - Reply

    Muy buena la entrada, no sólo por abrirnos los ojos para estar alertas a lo que pudiéramos descubrir durante cada día, sino además por la cantidad de ejemplos que usaste! Muchos de ellos no los conocía. El término lo había escuchado ya en una película de comedia romántica “serendipity”, nada especial pero que explica muy bien lo que significa

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 29/05/2016 at 08:40 - Reply

      Gracias Milagro por tu aportación. Efectivamente en la pelicula tratan otro de los enfoques de la serendipia: ¿Què es un flechazo, si no un descubrimiento fortuito de alguien?

  5. Rosa Fernández 28/05/2016 at 20:39 - Reply

    Muy interesante. La verdad es que la palabra la conocía por la película, creo de Julia Roberts, titulada Serendipity pero no conocía su significado.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 28/05/2016 at 21:05 - Reply

      Cómo has podido comprobar, infinidad de descubrimientos fueron simple casualidad. ¡¡Que suerte que existan casualidades!!

  6. Inés-Artenualidad 28/05/2016 at 20:31 - Reply

    ¡Hola Paloma! madre mía la de hechos que nos has contado y que han sido descubiertos de la misma manera.
    La verdad que la palabra serendipia la oí hace relativamente poco, sabía así por encima lo que significaba pero no había buscado sobre ella, eso así ahora todo totalmente aclarado gracias a ti.
    Respondiendo a tu pregunta de si me dejo guiar por la intuición, si claro, un ejemplo muy claro, mi blog lo abrí al hacer caso a mi intuición, intuición de que iba a aprender, iba a mejorar, y la verdad que no me arrepiento de ello.
    Un beso 🙂

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 28/05/2016 at 21:03 - Reply

      Escuchar a la intuición siempre es una buena solución; lo malo es que nos han educado a ignorarla. Me alegro de que Tú la escucharas y te lanzaras a tu proyecto. Enhorabuena!!!

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies