¡Que corra el aire!

/, coaching emocional/¡Que corra el aire!

¡Que corra el aire!

El espacio vital que me rodea influye directamente en cómo me relaciono con quienes me rodean.

Cada uno tenemos una zona corporal definida, un territorio, un espacio vital, personal que está condicionado por nuestro entorno cultural y que protegemos a toda costa, reaccionando si sentimos que nos los invaden.

Al nacer, nuestros padres nos adjudican un territorio personal que se circunscribe a nuestra cuna y a medida que crecemos este se va ampliando, expandiendo sus límites y superponiéndose con territorios privados de otros miembros de la familia; es precisamente en ese momento cuando comienza nuestro aprendizaje de lo que supone respetar límites ajenos y defender nuestro espacio vital. La definición de estos límites dependerá directamente de la cultura en la que estamos creciendo, variando sustancialmente de cultura a cultura.

El Dr. E.T. Hall, antropólogo estadounidense de principios del siglo XX, fue el primero en identificar el concepto de proxémica, o espacio vital e interpersonal. Si nos fijamos en una aglomeración de gente, por más apiñadas que se hallen las personas mantienen a su alrededor un área inviolable que tratan de conservar. El Dr. Hall describió en su obra The Hidden Dimension el espacio que de forma subjetiva rodea al individuo y las distancias físicas que uno trata de mantener con los demás, dependiendo estas de la cultura en la que se desenvuelva. El Dr. Hall dividió el espacio vital, es decir las necesidades territoriales del individuo, en dos tipos de espacios (fijos y semifijos) y en cuatro zonas principales: la distancia íntima, la personal, la social y la pública, las cuales crecen a medida que la intimidad decrece.

El Espacio fijo se refiere a aquél delimitado por estructuras físicas (edificios, fronteras, calles, muros, etc…) mientras que el Espacio semifijo, también conocido como espacio personal, se refiere a aquél que existe alrededor del cuerpo y que depende del entorno cultural en el que uno se encuentra. La invasión de este espacio vital, ya sea de forma física (rozando el cuerpo de otro en una aglomeración, por ejemplo) o con la simple intención (por ejemplo mirando fijamente a los ojos) se considera una violación del territorio.

La Distancia íntima, comprendida entre los 15 y los 45 centímetros, corresponde al espacio vital que más celosamente guardamos y al que únicamente invitamos a aquéllos con los que tenemos algún vínculo emocional.

A su vez, la distancia íntima podría subdividirse en íntima-cercana, es decir, de contacto real o íntima-lejana que correspondería a una distancia entre 15 a 45 cm. La fase íntima-cercana corresponde a hacer el amor, al trato de amistades muy íntimas que reciben nuestras caricias y abrazos y a los niños que van tomados de la mano de sus padres o de otros niños. Cuando uno se encuentra a una distancia íntima-lejana todavía esta lo bastante cerca como para tocarse o cogerse de las manos.

La Distancia personal se situaría entre los 46 y 120 centímetros (que se considera el límite de la dominación física) y se daría en la oficina, fiestas o reuniones amistosas. A estas distancias ya no es posible tocar cómodamente al interlocutor, pero la distancia es tan cercana como para mantener una conversación.

La Distancia social se sitúa entre los 120 y los 360 centímetros y corresponde a la separación que guardamos con quienes no tenemos ninguna relación amistosa, con desconocidos con los que eventualmente interaccionamos: un camarero, un vendedor, etc.

La Distancia pública corresponde a una distancia superior a 360 centímetros y es la que se establece en la interacción con un grupo.

Como en las culturas latinoamericanas la gente tiende a sentirse cómoda cerca de los demás, el espacio vital,  esas distancias relativas, son aun menores, mientras que en las culturas nórdicas y orientales es todo lo contrario. Darse cuenta y reconocer estas diferencias culturales mejoran el entendimiento y la comunicación, y ayudan a eliminar la incomodidad que la gente puede sentir si la distancia interpersonal es demasiado grande o muy corta para el entorno en el que se encuentre. Además, la distancia a guardar con la persona también depende del estatus social, del género y de la preferencia individual.

No se sabe con exactitud cuánto espacio vital necesita cada persona, ya que es una especie de burbuja que se expande y se contrae constantemente dependiendo de la situación a la que se enfrente o de quién sea el interlocutor o la persona con la que esta interaccionando. Lo verdaderamente importante es ser consciente de la importancia de ese espacio para respetarlo y para entender los cambios de conducta que se producen en el individuo cuando éste lo siente invadido.

Eva Hache, en un magnífico tono de humor, nos habla de lo que ella siente cuando invaden su espacio vital. Seguro que te sientes identificada:

Y Tú….

¿Sabes defender tu espacio vital?

Cuentanos cómo lo haces o cómo te sientes cuando lo invanden.

¿Deseas aprender herramientas para gestionar tus emociones?
Este es el primer paso.

 

Es tán sencillo como descargarte, de forma gratuita nuestro e-book :

"10 pasos para crear la vida que deseas"

 A lo largo de las páginas de este cuaderno de trabajo,  irás descubriendo qué 10 pasos has de dar para crear la vida de tus sueños.

Con este sencillo paso, además, irás recibiendo en tu email estrategias, material y herramientas muy valiosas para gestionar tus emociones.

¡Te esperamos!

2017-09-27T16:58:51+00:00 octubre 30th, 2015|Ciencia, coaching emocional|8 Comments

About the Author:

Paloma Hornos
Gestión Emocional nace para ayudarte a mejorar tu vida y para enseñarte herramientas que te permitan gestionar tus emociones. Cuentas con nosotros para mejorar tus vida, tus relaciones, tus actitudes, liberándote del estrés, de preocupaciones y de cualquier emoción negativa no deseada.

8 Comments

  1. Carmen 01/04/2017 at 23:38 - Reply

    La de cosas que aprendo contigo Paloma, mientras estaba leyendo tú post estaba pensando en las distancias que yo mantengo con mi entorno y me sorprendía comprobar que era completamente cierto lo que plasmas hoy en el artículo y, además estaba comparando las “reacciones” de otras personas con nacionalidades distintas a la mía y entendiendo porque llegan a ser tan efusivas ante una misma situación, en un mismo momento y con las mismas personas, cuando yo “mantengo otra distancia”. Curiosidades satisfechas,

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 02/04/2017 at 12:32 - Reply

      A veces se juntan cuestiones culturales con la propia personalidad del individuo, y se organizan unos cocteles muy interesantes.

      Me alegro de que te haya servido para conocerte un poquito mejor aún. Te espero, Carmen, en el próximo post

  2. Conchita 27/03/2017 at 19:07 - Reply

    Muy interesante este articulo cuantas cosas aprendes para relacionarte con los demás pero tengo que comentar que yo soy gemela y no se si será por este motivo a mi siempre me ha gustado el contacto me siento como más cómoda pero siempre en el ámbito familiar y con amistades. En otros ámbitos soy totalmente como Eva en el vídeo me alejo sin darme cuenta. Pondré en práctica tus lecciones.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 28/03/2017 at 00:32 - Reply

      Gracias Conchita por tu aportación. Efectivamente, cuando un desconocido invade nuestro espacio vital es francamente incomodo y hacemos inconscientemente lo imposible por mantener esa “distancia de seguridad”, por eso nos alejamos.

  3. Dulces Caramelos 27/03/2017 at 11:03 - Reply

    Espacio vital! Cada uno necesita el suyo y yo tengo un claro ejemplo entre mis hermanas! Es curioso como simplemente esperando una cola, a unas nos ves a una distancia de la persona que está delante de nosotras y a otra con una distancia inferior o superior. Es muy curioso ver como una de ella puede estar casi encima de la otra persona y ser molesto incluso para nosotras que la apartamos y la decimos “deja su espacio” y ella no había sido consciente de la distancia

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 28/03/2017 at 00:34 - Reply

      Efectivamente… cada uno es distinto y por eso, una vez caes en la cuenta de algo tan sencillo como “de que forma guardamos distancias”, es muy curioso observarlo y hasta juguetear con ello.
      Muchas gracias Ciara, por seguir mi blog y por tus siempre interesantes aportaciones.

  4. Aida Moragues 26/03/2017 at 14:01 - Reply

    Buen post como siempre Paloma. Muy importante defender tu espacio vital y saber ver el espacio vital de los demás. Me has hecho pensar en si he tenido que defenderlo alguna vez, creo que como Eva Hache me he dedicado sólo a apartarme un poco si la persona estaba demasiado cerca y si se trataba de una persona de confianza pues he llegado a comentarle si se puede apartar un poco.
    No considero que sea una persona a la cual le molesta en exceso que se le acerquen mucho y cuando he notado que sobrepasaban mi espacio vital no me he sentido en exceso intimidada.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 26/03/2017 at 14:06 - Reply

      jajajaj… cuando he visto el video de Eva me he dado cuenta de que yo tambien me retiro, de forma totalmente inconsciente, por eso lo he incluido en el post, porque he pensado que muchos se podrían sentir identificado.

      Gracias Aida por tu aportación.

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies