Nuevo-logo

c/ Alonso Heredia 5 (Zona Diego de León) 28028 Madrid

Phone: 639.317.609

Tweets Recientes

Contacto

Su nombre y apellido (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje


Acepto las condiciones y política de privacidad

El drama de creerte tu propia mentira

Home/coaching emocional/El drama de creerte tu propia mentira

El drama de creerte tu propia mentira

Allá por Mayo de 2005, los medios de comunicación se hicieron eco de uno de los casos de mitomanía más espectaculares de los últimos años: Benito Bermejo, experto en historia contemporánea, destapó la gran mentira de Enric Marco, nacido en Barcelona en 1921 , quien a lo largo de 30 años estuvo contando su dramática, a la vez que falsa, reclusión en el campo nazi de concentración situado en Flossenbürg.

Durante todos los años que mantuvo su mentira, Marco llevó a cabo una intensa labor como conferenciante, relatando sus totalmente ficticias vivencias en campos de concentración del III Reich. Su intensa labor divulgativa le llevó incluso a presidir la asociación Amical Mauthausen, formada por supervivientes del exterminio nazi, y a recibir la Cruz de Sant Jordi, máxima distinción otorgada por el Gobierno catalán.

Descubierto, Enric Marco justificaba su engaño, su grán mentira, argumentando que no lo hizo “por maldad”, sino porque así se le prestaba más atención y “podía difundir mejor el sufrimiento de quienes pasaron por los campos de concentración”, con quienes estaba muy sensibilizado.

El termino mitomanía hace referencia a un trastorno psicológico, por el cual la persona que lo padece muestra adicción a mentir, lo que le proporciona una serie de beneficios inmediatos como pueden ser la atención o la admiración a la que hacía referencia Marco. Es posible que exista, o no, intención de engañar, pero el verdadero fin es deformar la realidad para contar una historia personal aún más llamativa. El adicto a mentir, aunque quiera, no puede dejar de hacerlo ya que la mentira se ha convertido en la forma que tiene de comportarse y relacionarse con los demás, llegándose a sentir inseguro, vulnerable e indefenso si no adorna la verdad con mentira que a los oidos de su público la hagan aún más interesante.

En 1905, el psiquiatra francés E. Dupré definía el término mitomanía como una tendencia patológica a inventarse episodios de la propia vida. El mitómano fabula de forma constante y exagera sobre sus capacidades y sus propios logros sociales, laborales o amorosos. Necesitan desesperadamente sentirse el centro de atención mientras explican episodios dramáticos, excitantes o fabulosos que en realidad jamás han ocurrido.

El mitómano recurre a la mentira para sentirse importante, ya que carece de otros recursos para comunicarse de forma adecuada con los demás; es su forma de llamar la atención. Exagerando o inventando anécdotas o historias obtienen el interés de quienes le rodean y se sienten más importantes, inteligentes o afortunados. En realidad, debajo de esa máscara de fabulación, son personas con una baja autoestima, que sienten pavor al rechazo social y necesitan impresionar para que quienes les rodean les respeten o incluso les acepten. Si bien no es exclusiva de ellos, la mitomanía es más frecuente en hombres, encontrándose su origen en una desconfianza en el prójimo, una baja autoestima o escasas habilidades sociales.

Lo que diferencia al mentiroso del mitómano es que el primero inventa para protegerse, mientras que el mitómano recurre a la mentira sin motivo, por el mero hecho de darse importancia.

Los mitómanos mienten de forma inconsciente para construirse una imagen más grandiosa frente a los demás o frente a si mismos, y lo hacen sin pensar en las consecuencias. Cuando urden una nueva mentira saben que mienten, pero acaban creyéndosela. Como su objetivo es ser el centro de atención no solamente inventan grandes gestas, sino también grandes dramas personales, buscando la atención bien sea a través de la admiración o de la compasión de los demás.

El mitómano suele ser una persona convincente, con un discurso verosímil aunque excesivo, incluso a veces histriónico, con grandes dotes para la actuación y para la manipulación; su propia inseguridad puede llevarles a tartamudear, a cambiar constantemente de tema o a dar distintas versiones del mismo hecho dependiendo de quien le preste oídos. Es tal su afán por falsear la realidad que acaban mezclando realidad con fantasía sobre detalles de su trabajo, su vida, su edad, su salud que en realidad no habría necesidad de falsear para ser contados.

En general se trata de individuos superficiales, alegres rozando la frivolidad, poco perseverantes y con tendencia a eludir las responsabilidades. Sienten una profunda insatisfacción y una necesidad imperiosa de admiración, de aprobación… en otras palabras: de afecto.

Dentro de la mitomanía, hay quien exagera cualidades personales, quien se atribuye conocer o codearse con personas importantes, quien dice haber presenciado o participado en acontecimientos extraordinarios, o quien inventa un impresionante historial académico o profesional. Es tal la necesidad de exagerar que llegan a convertir en drama situaciones que para cualquiera serían normales o de poca importancia.

 

No es habitual que las personas que sufren mitomanía están muy lejos de darse cuenta de que necesitan ayuda de un especialista, por el contrario son las personas de su circulo mas cercano o sus víctimas quienes denuncian la situación y buscan ayuda.

¿Crees que has conocido a algún mitomano?

Cuéntanos tu experiencia…

¿Deseas aprender herramientas para gestionar tus emociones?
Este es el primer paso.

 

Es tán sencillo como descargarte, de forma gratuita nuestro e-book :

"10 pasos para crear la vida que deseas"

 A lo largo de las páginas de este cuaderno de trabajo,  irás descubriendo qué 10 pasos has de dar para crear la vida de tus sueños.

Con este sencillo paso, además, irás recibiendo en tu email estrategias, material y herramientas muy valiosas para gestionar tus emociones.

¡Te esperamos!

2016-11-25T19:08:27+00:00 Noviembre 25th, 2016|coaching emocional|10 Comments

About the Author:

Paloma Hornos
Gestión Emocional nace para ayudarte a mejorar tu vida y para enseñarte herramientas que te permitan gestionar tus emociones. Cuentas con nosotros para mejorar tus vida, tus relaciones, tus actitudes, liberándote del estrés, de preocupaciones y de cualquier emoción negativa no deseada.

10 Comments

  1. Soy Visible Online 07/12/2016 at 10:34 - Reply

    Creo que todos hemos conocido a alguna persona así. Me intento poner en sus zapatos y veo a una persona que piensa que es poca cosa, que sus amigos o amigas tienen experiencias extraordinarias y sin embargo, a ella no le ocurre nada fascinante. Es una pena, para ella, tener que recurrir a la mentira para darse importancia. Un abrazo.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 07/12/2016 at 11:26 - Reply

      Lo curioso es que a todo el mundo nos ocurren experiencias extraordinarias y fascinantes, pero quienes viven permanentemente en la montaña rusa de la autoafirmación, todo los parece poco. Efectivamente son sus propios esclavos y sus propias víctimas.

      Te agradezco tu comentario, espero contar contigo en próximos post.

  2. Mónica 07/12/2016 at 09:44 - Reply

    Debe ser bastante triste que la mentira forme parte de tu vida. La verdad es que todos conocemos a alguien que miente al menos en algunas ocasiones, pero no sé de ningún caso tan exagerado que use la mentira hasta el punto de convertirse en su forma de ser. Además de resultar difícil para ellos mismos, quienes están a su lado tienen que pasarlo muy mal, porque no hay nada peor que convivir con la desconfianza.
    Saludos.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 07/12/2016 at 11:24 - Reply

      Si, Mónica, estoy de acuerdo contigo en lo duro que ha de ser para quienes les rodean; no solo por la desconfianza, sino tambien por lo absurdo de la situación. Ese tipo de personas ademas de mentirosas son excesivas e intensas, y una simple conversación se puede llegar a convertir en un autobombo.

      Gracias por tu aportación, nos vemos en el próximo post.

  3. Dulces Caramelos 05/12/2016 at 18:43 - Reply

    Hola! Yo conozco gente que le pasa en pequeña medida, te cuenta te acuerdas del dia que ……y tu piensas ¡yo no he vivido eso contigo! pero ellos están tan seguros! luego hay otros que exageran sus historias para parecer que le ocurren más cosas en la vida, no sabes si es mejor sacarles del error o dejarlo estar 🙁

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 05/12/2016 at 21:49 - Reply

      jajaja… si, conozco esa sensación, la de: “eso que cuentas no me suena de nada!”. En el fondo buscan ser el foco de atención, vivir experiencias especiales, ser distinto… y si no hacen mal a nadie… ¿por qué no?

  4. Carmen 03/12/2016 at 08:27 - Reply

    Madre mía, debe ser muy estresante vivir con personas así, con esa patología, incluso para la misma persona que lo padece, además me da la sensación de que este tipo de “enfermedad” es como un círculo vicioso, miento para atraer a la gente, para que me hagan caso, pero esas mentiras provocan el efecto contrario, las personas se alejan, no lo sé, me parece muy triste.
    Un saludo.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 03/12/2016 at 23:08 - Reply

      Si, yo tambien pienso lo que Tú, Carmen, no ha de ser nada agradable y bastante complicado de llevar. El efecto contrario en los demás está asegurado.

      Gracias por tu aportación.

  5. Mammen Villalba 02/12/2016 at 11:38 - Reply

    Paloma, creo que sí, que he conocido a varios y sinceramente me han dado bastante pena porque ellos mismos se creen que los demás nos creemos a pies juntillas cada experiencia que dicen haber vivido. Llega un momento, con este tipo de personas, que no sabes qué creer o no creer. Debe ser muy duro para los que viven esa necesidad de mentir y más aún para los que conviven con ellos. Saludos 🙂

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 02/12/2016 at 11:52 - Reply

      Estoy de acuerdo contigo, Mammen, debajo de la exasperación que pueden producir, esas personas despiertan lástima porque en el fondo necesitan ser admirados y queridos, y ganar el amor de esa forma resulta, cuanto menos, triste.
      Ellos no dejan de ser victimas de sí mismos…

      Muchas gracias por tu comentario!

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies