Nuevo-logo

c/ Alonso Heredia 5 (Zona Diego de León) 28028 Madrid

Phone: 639.317.609

Tweets Recientes

Contacto

Su nombre y apellido (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje


Acepto las condiciones y política de privacidad

Empatía: no lo sientas por mí, siéntelo conmigo

Home/Ciencia, coaching emocional/Empatía: no lo sientas por mí, siéntelo conmigo

Empatía: no lo sientas por mí, siéntelo conmigo

La Empatía se define como la capacidad del ser humano de entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, o lo que es lo mismo, la capacidad de “ponerse en la piel del otro”.

Cuando desarrollamos la empatía sentimos las emociones de los demás, cuáles son sus sentimientos, cuánto son de fuertes y qué es lo que los provoca: habilidades sociales que nos permiten relacionarnos con los demás, motivarlos, transmitir y manifestar amor, tranquilizarles, inspirarles simpatía y confianza, es por eso que quien tiene empatía, quien es capaz de escuchar a los demás y de entender sus problemas, goza de popularidad y de mayor reconocimiento social. Su empatía les permite comunicar mejor.

Una persona empática es capaz de captar una gran cantidad de información a partir del lenguaje no verbal de su interlocutor, sus palabras, el tono de su voz, su postura, su expresión facial, etc. Y basándose en esa información, puede saber cómo se siente, incluso deducir lo que esa persona puede estar pensando. Si somos capaces de leer las emociones y por tanto, las necesidades de los demás, podremos actuar en consecuencia lo que desembocará en una mejora sustancial de nuestras relaciones personales.

«Las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista»

Mahatma Gandhi

Sentir empatía no significa estar de acuerdo con el otro ni dejar de lado las propias convicciones y hacer nuestras las del otro. Se puede estar en completo desacuerdo con alguien sin por ello dejar de ser empático y respetar su posición, sin juzgarla

Quienes padecen trastornos como el Autismo, Síndrome de Asperger, Alexitimia (personas incapaces de expresar los propios sentimientos y de percibir adecuadamente los de terceros) o los psicópatas (con poca o ninguna consideración por los sentimientos ajenos) no poseen esta capacidad o la tienen muy mermada; por el contrario, aquéllos con personalidad altruista suelen caracterizarse por tenerla muy desarrollada. Es menos frecuente la empatía en hombres que en mujeres, quizás por el hecho de la maternidad, y es mayor entre personas de idéntico sexo, edad o raza. Además es una capacidad que se puede desarrollar y aumentar, resultando más fácil para aquéllos cuyas necesidades afectivas y emocionales han estado cubiertas desde los primeros años de vida.

Recientes investigaciones han demostrado que en el cerebro de los primates existe un tipo de neuronas, llamadas “neuronas espejo” que solamente se activan cuando el mismo acto que realiza un primate lo efectúa otro que es observado por el primero. De igual forma, entre dos humanos se activa la misma área cerebral, haciendo que sintamos una emoción al observar a otra persona en el mismo estado emocional. Este comportamiento está ligado a la empatía, que nos hace capaces de asociar los sentimientos que vemos en los demás a unos determinados gestos, comentarios, expresiones faciales, tonos de voz, tipos de reacciones nuestros que también observamos simultáneamente en los demás.

Si entendiéramos las diferencias entre simpatía y empatía, dos términos que solemos confundir y que sin embargo son muy distintos, sin duda nos comunicaríamos mejor con los demás.

La simpatía es un proceso que nos permite sentir, comprendamos o no, los mismos estados emocionales que siente otra persona. Expresar simpatía significa que conoces del problema del otro y que sientes compasión por él; sentimiento de compasión que pone al otro en una situación de inferioridad respecto a quien observa. Con la empatía se va más allá: el individuo no se limita a sentir compasión sino que hace ver al otro que entiende por lo que está pasando. Eso no lleva implícito ningún tipo de jerarquía, se siente en el mismo nivel, se siente juntos.

La empatía involucra nuestras propias emociones: sentimos en nuestros corazones los sentimientos de los demás, además de comprenderlos con nuestras mentes. Pero además, comprendemos su perspectiva, sus pensamientos, sus deseos y sus creencias. Con la empatía un individuo le transmite a otro que está a su lado, que comparte sus sentimientos y que, además, no se le juzga.

Ante una situación de dolor, entendemos por simpatía que uno “lo siente por la persona” pero no llega a hacer suyo cómo se siente. Por empatía entendemos que uno “lo siente con la persona”. No es lo mismo “sentir por” que “sentir con”: la simpatía sugiere que esa persona que sufre está sola en su dolor mientras que la empatía coloca al observador a su lado en su pesar, acompañándole.

Cuando una persona está sufriendo, lo que realmente necesita oír es: “a mí también me ha pasado”, “opino lo mismo que tú” o “entiendo perfectamente lo que dices”, todas ellas expresiones de empatía, y no la habitual expresión de simpatía: “no sabes cuánto lo siento” que lo único que consigue es hacer sentir al otro que está aún más solo en su dolor.

“La ternura y la amabilidad con los demás no son signos de debilidad o desesperación, sino manifestaciones de fuerza y decisión.”
Kahlil Gibran

¿Deseas aprender herramientas para gestionar tus emociones?
Este es el primer paso.

 

Es tán sencillo como descargarte, de forma gratuita nuestro e-book :

"10 pasos para crear la vida que deseas"

 A lo largo de las páginas de este cuaderno de trabajo,  irás descubriendo qué 10 pasos has de dar para crear la vida de tus sueños.

Con este sencillo paso, además, irás recibiendo en tu email estrategias, material y herramientas muy valiosas para gestionar tus emociones.

¡Te esperamos!

2016-10-24T09:36:42+00:00 Diciembre 11th, 2015|Ciencia, coaching emocional|10 Comments

About the Author:

Paloma Hornos
Gestión Emocional nace para ayudarte a mejorar tu vida y para enseñarte herramientas que te permitan gestionar tus emociones. Cuentas con nosotros para mejorar tus vida, tus relaciones, tus actitudes, liberándote del estrés, de preocupaciones y de cualquier emoción negativa no deseada.

10 Comments

  1. […] se siente el otro en una determinada situación, ponerse en sus zapatos, es lo que se conoce como empatía, que es la habilidad o el rasgo que nos ayuda a preocuparnos por los demás y a construir […]

  2. […] la empatía, la consciencia, la […]

  3. Visa 23/12/2016 at 22:43 - Reply

    Siempre me encanta leerte Paloma, ya echaba de menos pasarme por aquí y además este tema me interesa mucho.
    Me pasa lo mismo que a Carmen, que a veces me gustaría ser menos empática y más simpática, pero no lo puedo remediar…
    A veces intento hacer esfuerzos para no cruzar miradas, porque se que si se establece conexión, ya estoy perdida…
    Justo ayer recordaba algunas de las pocas cosas buenas que recuerdo del colegio (referido a la educación) y era que el cura del colegio, en clase de religión nos hacía participar en debates en los que a veces te tocaba defender aquello que no te gustaba y tenías que hacer el esfuerzo de ponerte en el lugar de otra persona con ideas distintas y buscar los argumentos que el otro usaría para convencer.. creo que eso y que mi madre siempre ha sido muy empática, ha configurado mi forma de sentir..
    Además de eso, descubrí hace poco esa diferencia estudiando por mi cuenta educación social de la rama de criminología y precisamente al principio del libro se explica esta diferencia, me encanta haberlo leído ahora tan bien explicado por tí.
    Me encanta que escribas de estas cosas porque nos abres lo ojos y nos das mucha información útil que no sólo nos ayuda a quienes te leemos, sino también a otras personas con las que convivimos a diario.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 24/12/2016 at 10:21 - Reply

      Jo…. te agradezco MUCHISIMO tus palabras y me alego de aportar mi granito de arena para que todos nos conozcamos un poquito mejor. La información siempre es poder y la información que vamos sacando sobre nosotros mismos, identificando nuestras fortalezas y virtudes, así como nuestros puntos débiles, nos da el poder de ser mejores personas, no dañar a nadie de nuestro entorno ni dañarnos a nosotros mismos, nos da el poder de aprender, de mejorar, de cambiar el concepto que tenemos de la vida y de las personas y de cómo se relacionan con nosotros y cómo relacionarnos con ellas.

      No hay nada mejor que conocerse bien, ya que es una forma de anticiparse a los acontecimientos y poder redirigir los acontecimientos antes de que te ocurran.

      Te agradezco de corazón tus palabras y me encanta tenerte entre mis seguidores. Feliz Navidad y…. nos seguimos leyendo!!!!

  4. Dulces Caramelos 19/12/2016 at 19:03 - Reply

    ¡Cuanta razón en que veríamos el mundo de forma distinta si nos pusiéramos en los zapatos del otro! ¡Qué egoístas somos a veces y que poco intentamos entender la situación de los demás y muchas veces sin ir muy lejos 🙁

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 21/12/2016 at 17:04 - Reply

      Estoy totalmente de acuerdo contigo: es egoismo.. y comodidad. Si me pongo en los zapatos de otra persona quizá me toca tomar cartas en el asunto. No querer ver más allá evita la tentación, no crees?

      Gracias por tu sacar este aspecto, me has ayudado a enriquecer el post!!!

  5. Mammen Villalba 19/12/2016 at 17:56 - Reply

    Paloma me pasa como a Carmen aunque no sabía hasta ahora definirlo como mencionas, diferenciando simpatía de empatía. ¡Cuánto aprendo contigo! Espero saber diferenciar mejor cada situación para no perder energía en valde ni sufrir en exceso por problemas ajenos.
    Gracias por compartir tus conocimientos 🙂

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 21/12/2016 at 17:10 - Reply

      Gracias a ti tambien por tus comentarios y tus aportaciones. Me alegro de que vayas descubriendo cosas nuevas, y me complace ofrecerte esa oportunidad. Y es totalmente cierto: la perdida de energia nos lleva a cometer errores, a tirar la toalla, a reaccionar como no corresponde….

      Te espero en el próximo post!!!

  6. Carmen 18/12/2016 at 09:48 - Reply

    Paloma, no sabría decirte si la empatía es una virtud o un inconveniente. Siendo egoista, prefiero sentir simpatía a empatía, sin embargo, yo soy de las que si conozco a la persona suelo tener más empatía que simpatía y hay momentos que llegan a ser muy angustiosos, porque parece que vivo una situación que, no me pertenece, en primera persona.

    • Paloma Hornos
      Paloma Hornos 18/12/2016 at 10:42 - Reply

      Si, te entiendo Carmen. Sentir empatía lleva asociado compartir la emoción de la persona, y eso puede ser duro.La diferencia es que con la simpatía “lavamos nuestra conciencia” y con la empatía aprendermos sobre nuestras propias emociones.
      Solamente, la proxima vez que te enfrentes a una emocion ajena, decide si quieres recurrir a tu simpatía o a tu empatía. Ahora que conoces la diferencia, puedes elegir y ser de mucha más ayuda.

      Gracias por tu comentario. Un placer, como siempre leerte.

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies